Las emociones dominantes que condicionan nuestra personalidad

¿CÓMO NOS INFLUYEN ESTAS EMOCIONES DOMINANTES?

Aunque al nacer heredamos unos rasgos genéticos e incorporamos actitudes y comportamientos de las personas que componen nuestro entorno, cada uno de nosotros también heredamos alguna emoción dominante que va a determinar nuestro enfoque de la vida.

Esa emoción dominante se crea en el útero materno y se deriva de la emoción que más utiliza la madre durante el periodo de gestación.

Esa primera emoción libera hormonas que van a influir definitivamente en nuestro comportamiento.

EL MIEDO

Cierra para no invadir ni molestar. Pone límites para no dañar. Invita a la prudencia. Hincha y engorda. Trabaja con los riñones.
Personas con miedo excesivo: Son muy prudentes, tímidas y calladas
Respetuosas con todos pero no saben decir NO
Suelen estar a la defensiva
Ven amenazas donde no las hay
Temen los cambios
Inspiran seguridad y confianza
Son lentas y siempre aplazan asuntos
Son muy observadoras
Se quejan mucho y se sienten culpables
Tragan y aguantan todo
No exteriorizan emociones
Tendencia a hincharse y a engordar
Piel muy sensible
Las personas que no tienen miedo son invasivas y avasalladoras. No saben respetar el espacio ni la intimidad ajena.

LA TRISTEZA

Piensa para resolver las pérdidas. Asume y acepta responsabilidades. Trabaja con la tiroides y acelera el metabolismo.
Personas con tristeza excesiva: Racionales, ordenados y meticulosos
Tienen la necesidad de sentirse útiles.
Se abruman con cantidad de tareas que hacer
Buscan el perfeccionismo
Les gustan los datos y las estadísticas
Aportan muchos detalles cuando hablan
Son muy sensibles y honestas
Ven pérdidas donde no las hay
Piensan demasiado y anticipan problemas
Son delgadas e hiperactivas
Su figura de cara y cuerpo es el cuadrado
Oído muy fino
Pelo muy abundante.
Las personas que utilizan poco la tristeza son poco analíticas, no aprenden y siempre repiten iguales problemas. No asumen responsabilidades.

LA RABIA

Actúa y reacciona contra las injusticias. Vitaliza y aporta energía. Trabaja con el hígado.
Personas con rabia excesiva: Son muy vitalistas
Se enfurecen con facilidad
Ven injusticias donde solo hay pérdidas
Rebeldes y justicieras
Se sienten incomprendidas por los demás
Se mueven como felinos
Son informales en todo (vestir, comer, hablar)
Su actitud es desafiante
Su forma de andar es desgarbada
Tienen un gran olfato que detecta mentiras
Suelen padecer problemas de estómago
Su figura de cara y cuerpo es el óvalo
Odian las normas preestablecidas y las órdenes
Las personas con poca rabia callan y tragan todo tipo de abusos y manipulaciones. Tratan de quedar bien con todos pero no se implican.

EL ORGULLO

Apuesta por lo grande de uno mismo y de los demás. Aporta la capacidad de crear e inventar. Trabaja con el sistema óseo
Personas con orgullo excesivo: Gran sentido del deber, muy responsables
Cargan con el peso de todos
Juzgan todas las situaciones
Encuentran defectos con gran facilidad
Enfatiza: “tienes que, debes de…”
Mandan e imponen con gran facilidad
Es rígido y quisquilloso
Muy susceptible a su dignidad
Tendencia al control
Estructura ósea muy elegante
Andan muy erguidos, con clase
Afinado sentido del gusto
Su figura de cara y cuerpo es el rectángulo
Ojos pequeños con mirada inquisidora
Las personas con poco orgullo no creen en sí mismas. Castran su propia creatividad y valía. Suelen padecer envidia.

EL AMOR

Crea un espacio seguro donde cada cual pueda ser si mismo sin fingir. Une afinidades y crea pertenencia. Trabaja con la hipófisis
Personas con amor excesivo: Son muy protectoras con todos
Se vuelcan con los demás
Son paternalistas con los más débiles
Para ellos todos son iguales, acaban decepcionados
Valoran a los demás por encima de ellos
Tratan de ayudar aunque no se les pida
Actúan como salvadores de causas perdidas
Tienen ojos grandes y bellos
Su mirada te ve por dentro
Son líderes natos sin pretenderlo
Son muy cultos, saben de todo
Su figura de cara y cuerpo es el triángulo
Las personas con falta de amor son interesadas y oportunistas. No saben entregar su amor y se cierran en la desconfianza.

LA ALEGRÍA

Abre a lo nuevo y desconocido. Permite fluir en libertad soltando pesos. Trabaja con el páncreas.
Personas con alegría excesiva: Son alegres, entusiastas y optimistas
Les gusta animar a los demás
Son vendedores natos sobre todo de sí mismos
Son emprendedores exitosos
Adoran los retos y los cambios
Ven la vida como una jungla
No les importa ser depredadores
Les gusta ser complacidos de inmediato
Tienen un ritmo rápido
Ven oportunidades por todos lados
Son interesados
Son muy sexuales, adoran la conquista
Tendencia a engordar
Su figura de cara y cuerpo es el círculo
Son bebés grandes
Las personas con poca alegría tienden al control, no saben relajarse ni disfrutar y se convierten en aguafiestas.

Fuente: http://aranchamerino.com/las-emociones-condicionan-tu/