3 secretos para tener suerte en la vida

Algunas personas parecen tener todos los golpes de suerte, ya sea en sus carreras, las relaciones o en los pequeños acontecimientos cotidianos de la vida. Descubra como usted también puede hacer que las cosas pasen.

Algunas personas, por el contrario, simplemente parece que no pueden conseguir lo que se proponen. Siempre algo les sucede y los eventos tienden a tomar un giro para peor.

 ¿Que es lo que separa a las personas con “suerte” de todos los demás? ¿Es una cuestión de hacer las cosas de manera diferente o simplemente son mas afortunados que otros?

El profesor Richard Wiseman ha estado estudiando cómo la suerte juega un papel en la vida de las personas. Ha pasado gran parte de su tiempo a investigar cómo se producen golpes de suerte y por qué les llega  a ciertas personas más que a otras. Para empezar, Wiseman examinó a dos grupos de personas auto-proclamadas “afortunados” frente a los “desafortunados”.

El primer punto de diferenciación interesante es que los afortunados son mucho más extrovertido que las personas desafortunadas. Se encontró que las personas afortunadas son más fáciles de hablar, ya que tienden a sonreír más y tener contacto visual más fuerte que las personas desafortunadas. Según Wiseman, estas tendencias aumentan sus posibilidades de suerte ya que logran generar emociones positivas en las personas, lo que les abre más oportunidades. ¿Suerte o actitud? ¿Se puede aprender a tener actitud?

Otra gran diferencia es que las personas afortunadas tienden a estar más relajado en la vida, mientras que las personas desafortunadas son más neuróticos.

En general, la ansiedad aumenta nuestra concentración en una tarea, pero puede hacernos perder oportunidades. Cuando relacionamos esta información a la suerte, podemos ver cómo la gente puede sabotear sus metas por estar muy preocupados en el futuro  a expensas de las oportunidades que se dan en el momento presente.

La tercera diferencia importante entre la gente buena y mala suerte es su apertura a la experiencia. Wiseman encontró que las personas afortunadas son más propensos a probar cosas nuevas e ir a nuevos lugares. Por ejemplo, son más propensos a viajar, hablar con otras personas y crear nuevas oportunidades, como un iniciar un negocio secundario .

Probar cosas diferentes hace que sea más probable que usted encontrará oportunidades que son un buen ajuste para su personalidad y fortalezas.

La gente desafortunada, por el contrario, son más propensos a ser complacientes en sus vidas. Incluso si se sienten cómodos en la incomodidad , se quedan donde están  antes que salir y probar algo diferente.

Wiseman creó una “escuela de suerte”, donde los participantes fueron sometidos a una serie de ejercicios y lecciones que les enseñó a aumentar su suerte. Aprendieron cómo detectar oportunidades, ser más positivo y aumentar sus habilidades de toma de decisiones.

¿El final resulto? Transformacional.

Después de un mes, el 80 por ciento de los participantes informaron que se sentían más felices, más satisfechos con el lugar donde estaban en sus vidas y con más suerte que antes.

Lo que podemos aprender de los estudios y las enseñanzas de Wiseman es que la suerte no se trata simplemente de oportunidad. Se trata de tomar decisiones que aumentan la probabilidad de que las cosas nos pasen a nosotros en lugar de vivir hablando de como les pasa a otros.

La importancia de tener la mente  abierta

El hecho de que no se puede lograr una cosa, no significa que todo está cerrado. Centrándose sin descanso en la consecución de un objetivo puede evitar darse cuenta de otras oportunidades. Cuando usted está abierto a nuevas experiencias y lugares, usted puede mirar la vida desde otra perspectiva y encontrar caminos nuevos.

Mantener una actitud positiva

Las personas afortunadas tienden a ver el lado bueno de las cosas

Este modo de pensar también tiene la ventaja de hacer que sea más fácil de probar cosas nuevas. Al mantener una actitud positiva, hay más ganas de hacer algo nuevo, ya que espera que las cosas buenas sucedan.

Probar algo fuera de su zona de confort.

Siempre que hacemos algo fuera de la rutina, hay un temor de equivocarnos. ¿Que seria de la vida sin equivocaciones? quien pretende no fallar ya no tiene nada nuevo que aprender, por lo tanto su suerte siempre será la misma. 

Fuente: http://www.lifehack.org/465128/how-to-become-a-lucky-person-in-life