El trabajo es como un segundo hogar. No solo es el lugar en donde invertimos gran parte de nuestro tiempo, sino que nos relacionamos con gente diversa. Pero qué pasa cuando las presiones, el perfeccionismo y la competencia nos ponen al borde de nuestras emociones.

Bruce Clarke, presidente de firma estadunidense Recursos Humanos CAI, asegura que saber cómo controlar nuestras emociones es  clave para tener éxito profesional, pero advierte que para lograrlo es necesario trabajar día a día en ciertos aspectos de nuestra conducta.

Un artículo publicado en el periódico británico The Guardian asegura que un débil manejo de nuestras emociones bajo mucho estrés puede ocasionar conflictos entre los compañeros de trabajo y llevar a promover conductas como el mobbing.

Una emoción es una reacción psicofisiológica a los estímulos que una persona recibe cuando perciben un objeto, persona, lugar, suceso, peligro o recuerdo importante. Involucra sentimientos como alegría, amor, odio, irá, terror, entre otros.

Las emociones pueden desencadenar la frustración, irritación, preocupación, disgusto, infelicidad y decepción. Si te reconoces como una víctima de tus propios impulsos y están afectando tu vida laboral es momento de actuar.

Saber cómo controlar cada uno de los sentimientos que experimentamos a lo largo del día en el entorno laboral en una tarea titánica porque es difícil guardar la calma ante situaciones que nos hacen pasar de la alegría al llanto o  a la ira.

 Si has notado que las emociones empiezan a afectar tu vida laboral porque tú redimiendo ha bajado, te cuesta trabajo concentrarte, no te sientes motivado, estás irritable o cometes más errores, estas ideas pueden estimular una actitud más positiva.

1. Obsérvate. Bruce Clarke aconseja que el primer paso para controlar las emociones es observarnos para reconocer nuestras reacciones ante diversas situaciones emocionales. Es importante ser honesto para conocer lo que más afecta el desempeño laboral.

2. Aprende a ser positivo. Los pensamientos positivos ayudan a desarrollar o potencializar la creatividad y mitigan las emociones negativas, asegura Barbara Lee Fredrickson, profesora del departamento de psicología en la Universidad de Carolina del Norte.

3. Expresa. En caso de creerlo prudente, acércate con tu jefe y expresa lo que te afecta tu rendimiento o si te sientes abrumado o estresado por tanto trabajo.

4. Liberar tus emociones. Busca opciones que te ayuden a liberarte como hacer ejercicio, escuchar música o buscar un pasatiempo de tu interés. Reprimir tus emociones podría dañar tu salud.

5. Busca adaptarte. Para que tus emociones no afecten tu vida laboral tendrás que aprender a aceptar los cambios y a acostumbrarte a ellos, este enfoque te dará una perspectiva favorable de las situaciones.

Son más las ventajas que tendrás al aprender a controlar tus emociones. Si lo haces te conservarás más saludable y evitarás problemas cardiacos, nerviososo digestivos, afirma Rozzana Sánchez, profesora de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México.

La vida laboral actual demanda no solo de personas con un gran desempeño profesional, sino también de personal con un equilibrado control emocional para generar ambientes armónicos. Por lo que habrá que enfocarnos en nuestras emociones para que afecten nuestro trabajo.

Fuente: http://www.salud180.com/salud-dia-dia/evita-que-tus-emociones-afecten-tu-trabajo-0