8 claves para conformar una relación de pareja duradera

pareja

La Conformación de una pareja es algo que nos marca para toda la vida. El otro nos completa y nos complementa.

Cuando nos pensamos en pareja nos vemos armónicos, completos, felices

Cuando nos pensamos en pareja nos vemos armónicos, completos, felices
En la pareja depositamos ilusiones de felicidad, amor para toda la vida, fidelidad, compañerismo, conformación de familia, hijos. Cuando nos pensamos en pareja nos vemos armónicos, completos, felices. En tanta idealización nos olvidamos que una pareja nos confrontará con nosotros mismos y que junto con la felicidad nos proporcionará momento de dificultades, dolor, fracasos, desengaños. Todo esto es una pareja.

La pareja no es simplemente la unión de dos personas

En la pareja  Lo que vivimos como crisis o problemas, es tan solo parte de este proceso. La pareja no es simplemente la unión de dos personas. Es el encuentro de dos familias, de dos clanes. Cada una con sus costumbres, su historia, su destino, sus dificultades y sus valores particulares. Lo difícil de esto es que cada uno de los miembros de la pareja, siente que lo suyo es lo valedero y este es el comienzo del conflicto.

No basta con un profundo amor para que la pareja viva en plenitud. Es fundamental que exista orden en la relación de pareja, de otra manera, lamentablemente está destinada al fracaso.

Para conformar una pareja duradera, debemos tener en cuenta según Bert Hellinger

1-Nuestra Integridad individual

La pareja no es una solución para la soledad personal, ni está en condiciones de suplir nuestras carencias, como tampoco muchas de nuestras necesidades personales.
El amor para con el otro depende de nuestro amor propio. En nuestra pareja depositamos nuestro vacío interior y la hacemos responsable del mismo.
La vida de pareja dependerá de nuestra integridad como individuos y esta integridad depende de aspectos como:

2-Integración con el sistema de origen

La fuerza de vida nos llega de nuestros ancestros y especialmente de nuestros padres. De allí la importancia de que los tengamos bien integrados en nosotros mismos. Si estamos libres de reclamos, juicios y reproches. Si hemos logrado asentir a todo tal como es, a la vida como nos ha sido dada. Si estoy en paz con mi sistema, mi mirada estará libre y dispuesta para relaciones nuevas. Si estoy en paz con mi sistema, mi sistema me soporta y me apoya.

3-Cierre completo de relaciones anteriores

No es posible tomar a una siguiente pareja plenamente si la relación anterior no ha sido cerrada de la mejor manera posible. Es frecuente encontrarnos con que las nuevas relaciones construidas cargan con la sombra de lo vivido con una pareja anterior. Debemos reconocer, honrar, agradecer a las parejas anteriores, dándoles un lugar en nuestro corazón es indispensable para comenzar nuevas relaciones. Igualmente es importante darle lugar al dolor de la separación y al duelo correspondiente.

5-La integración con el cónyuge

“Quien no está de acuerdo con su pareja tal y como es, la perderá.”
Aceptar al otro tal como es, sin intentar cambiarlo ni modificarlo. No buscar hacerle al otro de padre o madre, ni buscar que nos haga de padre o madre. Relacionarse de tú a tú, con igualdad de rango y responsabilidades. Necesitarse mutuamente y ser concientes de la importancia del dar y tomar y del equilibrio que estos requieren.

5-Integración con la familia de origen del cónyuge

Según Hellinger la pareja tiene prioridad sobre los padres y debe ponerse sus propias reglas y valores, pero aún así cada uno debe saber que el otro es quien es, por su familia de origen. Asentir a ambas  familias de origen permitirá que la pareja tenga fuerza y pueda mirar hacia el futuro: sus hijos, sus nietos, sus proyectos.

6-Equilibrio entre el dar y el tomar

Cuanto mayor el intercambio, más profunda la relación y mayor el vínculo. Cuando este intercambio se realiza de manera amplia y a un nivel elevado y equilibrado, nos sentimos cómodos, alegres, ligeros.
El dar nos deja con sensación de alegría y plenitud y hay a quienes les gusta más dar que recibir o a otros les gusta más recibir que dar.
Tanto cuando damos en exceso o cuando tomamos en exceso, generamos una actitud hostil de desequilibrio que pone en peligro las relaciones y nos ponemos en peligro a nosotros mismos.
Este desequilibrio genera de nuevo descontento y sensación de vacío.  Ninguno debe dar más de lo que el otro pueda y esté en condiciones de tomar.
Aquel que da poco y toma poco permanecerá libre e imposibilitado  de relaciones profundas.

7-Los Hijos

Dar prioridad a la relación de pareja frente a los hijos; “estar conscientes de que primero fueron pareja y luego padres.” Después de los padres vienen los hijos. La relación de la pareja siempre es primero y es de mayor peso que la relación con los padres o con los hijos. Es fundamental que ese espacio de pareja se conserve y se cuide.
Los hijos tomamos de los padres y aquello que nos fue dado por nuestros padres, lo compensamos pasándolo a la vez a nuestros propios hijos.
Los hijos no se encuentran en condiciones de devolver a sus padres todo lo que reciben de ellos y la compensación se dará de manera natural cuando los hijos den a su vez a sus propios hijos.

8-Hijos de matrimonios anteriores

Como ya dijimos es  muy importante el reconocimiento de los cónyuges o compañeros anteriores. Si uno de los dos ya tenía hijos con otra persona, el otro asiente con humildad a que primero está el hijo de su pareja y después el y los hijos en común.Hasta aquí algunos conceptos que permiten que los órdenes del Amor se puedan aplicar a la Pareja.

Para comprobarlos y trabajarlos prácticamente se necesita participar de  Constelaciones Familiares y Ejercicios Sistémicos en consultorio o talleres grupales.

Por Lic. Alicia Mabel Alfuso
Facilitadora en Constelaciones Familiares
Fuente