Claves a la hora de contratar a un Coach

Contratar a los servicios de un coach no es una decisión que tome a la ligera, de lo contrario se podría perder tiempo y dinero.

El coaching es el proceso de aprender a  expandir la capacidad de acción efectiva de una persona o una organización.  Esta herramienta de liderazgo ha ganado  popularidad desde la década de los 90’s, siendo cada vez mayor la demanda de profesionales en el área. Es por eso que muchos han visto una oportunidad en el campo y se han aventurado a trabajar en el tema aún sin tener el perfil o la capacitación necesaria, lo que también ha generado un poco de incredulidad en el concepto. Para Leonardo Wolk, coach profesional con más de 20 años de experiencia internacional, “un coach debe tener una solida formación teórica y práctica, cosa que lamentablemente en el mercado mundial del coaching  no sobra,  porque  hay muchas ofertas de programa de fin de semana que largan al mercado ‘coaches’ sin ningún fundamento  y que le  están haciendo mucho daño a la profesión”. Contratar a los servicios de un  coach no es una decisión que tome a la ligera, de lo contrario se podría perder tiempo y dinero. Leonardo Wolk habló para explicar en qué consiste la disciplina, cómo se le puede sacar el mejor provecho y de paso,  ofreció su punto de vista sobre como el mercado del coaching se ha ‘bastardeado’.  ¿Qué es el coaching?Es un proceso, no es una técnica ni un arte. Es una disciplina que consiste en aprender, transformar   y asumir la  responsabilidad.Lo entiendo no solo como tener información  de algo, sino también de operar con ese algo. Aprender es expandir la capacidad de acción efectiva. Es transformacional porque en ese proceso de aprendizaje se procura cambiar al observador,  es decir, la particular manera de darle sentido a algo.  Y es un proceso de asumir responsabilidades, entendiéndolo como la habilidad para responder frente a las diferentes  circunstancias a las que la vida te enfrenta. ¿Quiénes lo solicitan?Las personas o los equipos que me consultan lo hacen porque tienen algo que va desde una incomodidad, como mínimo, hasta un nivel de sufrimiento. Porque hay algo que no se puede, que no se concibe, no se le encuentra solución, es decir, se  quiere obtener un resultado que no se  está obteniendo. ¿Cómo sacarle  el mejor provecho?Sin compromiso no hay coaching posible. Para bailar el tango, decimos en Argentina, hacen falta dos. Cuando uno no quiere, dos no pueden. Generalmente el que consulta es alguien que tiene algo que le incómoda y siente que solo no puede. Se debe estar abierto a aprender, es decir, expandir su capacidad de acción efectiva y a transformar el observador que  es.   ¿Cómo se inicia el proceso?El paso cero es crear un contexto de la situación de la organización.  Posteriormente, identificar cuáles son las brechas que se quieren alcanzar y definir objetivos. Es decir, qué tendría que pasar al final de este proceso para que estemos satisfechos con el coach que hemos contratado. Cuando me llaman para solicitar mis servicios, hago un diagnóstico que se basa en obtener la información de la organización,  y así definir los objetivos y las razones que tienen para contratar.
El coaching  es también poder observar lo que está ocurriendo de una manera diferente, y de esta forma  encontrarle una respuesta diferente  que no depende solo de tener capacidad profesional. El conocimiento técnico no es garantía de resultados, se necesitan otro tipo de habilidades para que la persona haga un proceso de modificación. Además, debe tener un conocimiento de lo que son organizaciones o empresas. ¿Hay muchos coaches  ‘farsantes’?Se están ofreciendo ‘basuras’, incluso podría decirse que el mercado se ha ‘bastardeado’, se hace coaching para cocina, para perros, y otras barbaridades. Desde mi punto de vista el coaching es orientado  a las organizaciones, que no son solamente empresas, también pueden ser colegios, ONG’s, hospitales, entre otros. Cabe aclarar que hay muchos tipos de programas. Uno se puede encontrar con  coaches certificados de programas de muy corto plazo que no han tenido ninguna formación práctica.Hablando de preparación, ¿cuántas horas de vuelo debe tener un coach? Hay diferentes programas o tipos de formación con diferentes tiempos. Hablo desde lo que conozco y manejo que es mi programa, el cual consiste en  nueve meses de formación con un mínimo de 230 horas, de las cuales un 70 % son  de práctica, supervisión y ‘mentoring’, donde no solo se aprende la técnica, sino también la  teoría, porque siempre digo “no hay nada más práctico que una teoría”. ¿Cómo contratar al indicado?Generalmente se hace porque alguien lo ha recomendado o porque su nombre ya es conocido. Se debe prestar atención a su formación, orientación y práctica. Es lo mismo que cuando se consulta a un médico, uno quiere saber su experiencia.  Hay programas de formación reconocidos por la  Federación Internacional de Coaches, ICF, que es el recurso más importante del mundo para coaches profesionales, así como la fuente de referencia para quienes buscan un coach. Cuando se contrata un profesional con este respaldo, se puede tener una tranquilidad de que es la asesoría acertada. Una disciplina.

Fuente: http://www.elpais.com.co/cali/claves-para-sacarle-el-mejor-provecho-a-la-herramienta-del-coaching.html