¿Sabes qué tan satisfecha está tu pareja en la intimidad?. ¿Cuán abiertamente hablan de sexo?. Decimos que la comunicación es esencial en la pareja y esto también aplica para la comunicación sexual. Comunicar desde el principio los gustos y preferencias a la pareja, evitará resentimientos y malos entendidos.

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Waterloo, en Canadá, tu pareja puede identificar perfectamente cuando no estás satisfecha/o o finges un orgasmo.

En la investigación publicada en la revista Archives of Sexual Behavior se detalla que hombres y mujeres pueden percibir el nivel de satisfacción sexual de su pareja gracias a la comunicación sexual y a la capacidad de reconocer las emociones del otro.

En el sexo y la sexualidad es muy importante poder aproximarnos a nuestra pareja a través de una comunicación real. Cuando decimos comunicación real, nos referimos a comunicar cuáles son nuestros gustos, nuestras preferencias; poder decir aquello que no nos me gusta y poder reformularlo a lo largo del tiempo.

¿Qué aspectos podemos tener en cuenta para la comunicación sexual?

La sexualidad es un hecho natural en cada ser humano. Valida tus gustos, tus preferencias y tus fantasías. El explorar lo que nos gusta y poder expresar aquello que deseamos, construye nuestro ser sexual.

– La sexualidad se transforma. A lo largo de nuestra vida, nuestra sexualidad y nuestras preferencias cambian de un modo natural. Es probable entonces, que no nos gusten las mismas cosas a los 15, a los 35, o a los 60 años. Se torna imprescindible actualizar con nuestra pareja aquello que nos gusta. Aquello que nos podía gustar practicar con nuestra pareja al inicio de la relación, puede que al paso de los años, ya no nos guste o nos gustaría practicarlo de otra manera.

¡Cuánta menos vergüenza mejor! Abrirnos al otro nos puede hacer sentir muy vulnerables y hasta incómodos. Pero si superamos esa barrera, ese miedo de fondo a ser juzgados si nos mostramos, podremos confiarle al otro lo que nos gusta, en definitiva nuestra esencia.

– Compartir con otro lo que nos gusta o con lo que fantaseamos no significa que queramos practicarlo pero es una forma de que nos conozca, de compartir una parte que existe en nosotros/as y que está bien así como es, aunque el otro no la comparta.

– Evitar los conflictos o dejar de hablar de aquello que pensamos que puede acabar molestando al otro, no hace que desaparezca. Mejor abrir los temas que necesitemos tratar a tiempo y no acumular. El no expresarle al otro lo que nos pasa, puede generar frustración, enfado y la mayoría de las ocasiones acabamos perdiendo el hilo de aquello que realmente nos molestaba y se puede trasformar en algo bastante lejano a lo original.

Compartir lo que nos pasa y escuchar al otro en sus inquietudes, nos puede ofrecer una nueva oportunidad para re-encontrarnos con nuestra pareja.

Existen 5 errores en la comunicación íntima que sólo ocasionan problemas en la relación ¡Evítalos!

1. No dejar que tu cuerpo se exprese. No limites tus deseos y utiliza tu cuerpo para demostrarlo a través de miradas, caricias, gemidos y movimientos, señala el doctor Ezequiel López, autor del “Erotismo infinito”.

2. Pedir incorrectamente. El sexólogo explica que tu pareja no adivina lo que deseas, es mejor pedirlo detalladamente y con las palabras adecuadas.

3. No decir lo que no te gusta. No permitas que se haga algo que no te guste o te produzca dolor sólo por darle gusto a tu pareja.

4. Guardar silencio. Ciertas palabras, gestos y frases pueden ayudarte en la intimidad, así que ten una comunicación abierta y directa.

5. Olvidarte de tu pareja después del sexo. Habla con tu pareja después de un encuentro apasionado. Es un momento para relajarse y disfrutar de la intimidad.

Recuerda que la comunicación es la pieza clave para tener una relación de pareja estable y feliz, sobre todo en la intimidad.

Y tú, ¿estás satisfecho con tu vida sexual?

Fuente:

Fuente II: