El Coaching Ontológico “no hace milagros”

El Coaching Ontológico  no es la salvación ni la solución para todo. No ofrece verdades absolutas ni son los coaches de este modelo una secta de pastores que hacen milagros.

Un buen coach confía en lo que hace, cree en lo que muestra, porque dio resultado en su propia experiencia de vida y lo que ofrece es sólo una forma de asistir a las personas u organizaciones para  brindar utilidad, o no, de acuerdo a las circunstancias. 

No somos psicólogos ya que no tenemos injerencia en temas relacionados a la salud mental, como trastornos emocionales, adicciones, entre otros.

Un coach ontológico tampoco hace una evaluación del pasado para encontrar las causas de algún desorden, mas bien ofrece una mirada hacia al futuro que la persona desea diseñar para si y asiste para liberarla de creencias que la limitan a conseguirlo. 

No somos maestros ni enseñamos nada, somos seres humanos, que debido a una determinada formación, podemos ayudar a obtener una mirada diferente en diversas situaciones para lograr, en base a nuevas interpretaciones, llevar a cabo la realización de acciones efectivas. De esta forma, en un proceso de coaching  ontológico es la persona misma quien abre su propio camino de posibilidades, donde antes no existían. 

No somos consultores ni expertos en los temas del cliente. El coach ontológico considera a la persona como íntegra, es decir, un ser humano completo que tiene todo lo que necesita para resolver sus diferentes desafíos. El trabajo del coach consiste en que la persona pueda descubrir las capacidades que no esta pudiendo ver y que necesita poner en práctica para lograr lo que quiere.

Como Licenciado en Administración de Empresas puedo decir, que muchas veces he salido de mi rol de coach para entrar en terrenos de la consultoría, pero siempre dejando en claro, que al tomar el papel de consultor estoy abandonando mi desempeño como  coach ontológico.

No vamos a hacer que tu empresa gane más dinero, tú lo haces.

No  mostramos el camino de la eficiencia y eficacia en la obtención de ganancias de una empresa, es el cliente  quién lo descubre. El coach no es un especialista en marketing, tampoco en administración, no va a decirte como debes ordenar tu negocio. Es un analista de  variables actitudinales, relacionadas a temas como  la coordinación de acciones efectivas entre los miembros de una organización o el sentido de pertenencia, entre otras.

No somos perfectos , un coach ontológico no es un mago que sabe exactamente como hay que vivir y  nunca se equivoca.

Amo equivocarme, porque quiere decir que sigo aprendiendo y sobre todo   porque interpreto que el universo es un espacio para descubrir y no para imponer razones.  

Po: Lic. Guillermo Ruiz Braga, Coach Ontológico Profesional 

Director de La Red Coachingacc_web