El cuerpo grita… lo que la boca calla.

Tu boca calla… mientras tu grita.

Se han estudiado ampliamente los signos y síntomas que “gritan” en un cuerpo que guarda emociones, que las ignora y que usa como frase preferida “no pasa nada” cuando la realidad biológica es que sí pasa y ¡mucho!

El cuerpo se expresa por sintomatología, que no es ni más ni menos que una de síntomas por los que nos dice claramente que está pasando a nivel emocional.

Ante dolores repetitivos y baja de defensas constantes es importante revisar que está pasando a nivel emocional. Veremos algunos casos, enfatizando, que estos síntomas se presentan de formas repetitivas, donde aun ante diagnóstico y  bien medicadas, los síntomas aparecen y logran que quiénes los sufren pasen momentos de distimia y malestar.

  • Cuando duele la garganta es importante revisar que es lo que estás dejando de decir, de aclarar, de pedir.dolor-de-garganta
  • Dolor de estómago con ardor. Revisa qué estás guardando en cuanto a sentimientos y emociones; qué enojo o recelo, qué no se está dejando fluir, cuáles situaciones se están evitando; que estás “comiéndote” emocionalmente, qué te provoca dolor y malestar.
  • Naúseas. ¿Qué no estoy pudiendo digerir? ¿Qué situación o persona no “puedo tragar”?
  • Dolores de evisa si el sitio y la forma en que estás en tu presente es lo que quieres para vivir, si te encuentras en dónde y con quién deseas, de no ser así, piensa que deseas hacer, con la regla de “no dañarás, pero si te harás caso.”ansiedad
  • Dolor en matriz, molestias en órganos sexuales. Ante relaciones con dolor emocional, por infidelidades, malos tratos, poca valoración, baja autoestima, este es el lenguaje que el cuerpo adopta para que se le tome en cuenta. Revisar cómo están funcionando  las relaciones de pareja y la relación con uno mismo, ¿es de aprecio y respeto o de abandono y desamparo de uno mismo, carente de auto apoyo? En malestares de próstata, la pregunta que podría dar una pista sería ¿me estoy sintiendo abandonado, dejado de lado por mi pareja?
  • Dolor de , tensional, músculos adoloridos desde el hasta los . Generalmente revela una mala posición al dormir o al sentarse pero también es el reclamo del organismo ante una gran cantidad de emociones contenidas, de miedos y preocupaciones que no son enfrentadas de forma directa y sí desviadas de la atención consciente y dejadas para que el cuerpo las procese sin apoyo direccional de la atención consciente. ¿Me siento sobreexigido por las circunstancias? ¿Siento “el peso del mundo sobre mis espaldas? ¿Tengo miedo a “no tener lo suficiente”?
  • El siguiente no es precisamente un dolor pero es un síntoma que es importante tomar en cuenta en pareja. La falta de libido (ausencia de deseo, de placer, en especial de placer sexual). Cuando está baja en una pareja sana y con atención médica (realizar control de hormonas y revisiones periódicas, entre otros controles) se presenta como parte de la por una forma inadecuada en la comunicación en la pareja, por  violencia y mal trato. Hay falta de entendimiento, no se vive armonía sino en un caos de emociones y sentimientosfoto parejas infelizLa falta de libido ocupa un lugar muy importante en las parejas que acuden a terapia de pareja. Reconocer, perdonar, recorrer la historia de juntos, lo que se ha logrado y lo que ha ido quedando bloqueado, es parte de la cura hacia el recuperar del deseo.

Realmente nuestro cuerpo grita lo que no sabemos cómo decir y preferimos callar y almacenar “para después”… aunque eso sea la causa de enfermarnos gravemente.

El resfrío “chorrea” cuando el cuerpo no llora.

El dolor de garganta “tapona” cuando no es posible comunicar las aflicciones.

El estómago “arde” cuando las rabias no consiguen salir.

 El cuerpo “engorda” cuando la insatisfacción aprieta.

La diabetes invade cuando la soledad duele.sin-la-soledad

El dolor de cabeza “deprime” cuando las dudas aumentan.

El corazón se “afloja” cuando el sentido de la vida parece terminar.

La “alergia” aparece cuando el perfeccionismo está intolerable.

Las uñas se “quiebran” cuando las defensas están amenazadas.

El pecho “aprieta” cuando el orgullo esclaviza.

La presión “sube” cuando el miedo aprisiona.

Las neurosis “paralizan” cuando el niño interior tiraniza.

La fiebre “calienta” cuando las defensas explotan las fronteras de la inmunidad.

Y tus dolores “callados”. ¿cómo “hablan” en tu cuerpo?dolores-callados

Algunos tips que pueden ayudar a prevenir la aparición los síntomas

 

  • Elige trabajos alternativos  que generen bienestar y te puedan ayudar a “organizar las ideas”, “armonizar las sensaciones” y recuperar la alegría.
  • Todos precisamos saludablemente de “un oyente interesado”. Es recomendable hacer pública esa conversación que está dando vuelta por tu cabeza antes que se agigante y empiece a parecer cada más “real”. Las conversaciones cambian nuestros estados de ánimo.
  • Tomar el síntoma como un aliado. Darnos cuenta aquello que el cuerpo está expresando viene a asistirnos para que tomemos conciencia de lo que sea que estamos callando.
  • Es importante “atender” nuestros síntomas, involucrarnos desde el compromiso personal, mediante acciones, pedidos, ofertas, y aprendizajes en nuestra vida.

“La enfermedad es un conflicto entre la personalidad y el alma”. Bach.

Editado por Patricio Madariaga. La Red Coaching

Fuentes: