El lenguaje como base del éxito.

¿Sabías que los seres humanos nacimos equipados con las herramientas básicas para participar activamente en el diseño de nuestra propia forma de ser? Todos tenemos un espacio de posibilidad para CO-CREARNOS y LOGRAR EL ÉXITO que queremos, Siempre considerando que estamos expuestos a condicionamientos biológicos y naturales, incluso históricos, sociales y también culturales, que nos incluye uno que otro peso “de más” en nuestro Box de herramientas.

Entonces, para sustentar esta idea, podemos reconocer tres elementos primarios que son las herramientas básicas que se nos han dado: el cuerpo, la emoción y el lenguaje. En cada uno de ellos se pueden reconocer competencias específicas que inciden en la eficiencia y la efectividad de las conversaciones que sostenemos.
De la emociones y del cuerpo hablaremos mas adelante. Hoy quiero que nos centremos en el lenguaje para que empecemos a entender su funcionalidad.

El lenguaje tiene una relevancia superior sobre el cuerpo y la emoción, y como explica Rafael Echeverría en su libro“Ontología del lenguaje” el lenguaje es el que da sentido, comprensión o entendimiento; inclusive es con el que podemos reconocer la importancia de las otras dos herramientas (o dominios como los llama él) no lingüísticos: el cuerpo y la emoción.

El lenguaje es lo que hace que los seres humanos seamos los seres particulares que somos. Es a través de él que nos creamos, por eso decimos que es generativo porque cuando hablamos no solo describimos algo, también generamos nuevas realidades que sin el poder que tiene la palabra, no hubiesen sido posibles.

Podemos usar el lenguaje con que hablamos de dos maneras básicas, en forma Descriptiva (explico lo que pasa u observo) y en forma Generativa (hago que las cosas pasen). En la primera, asumimos el rol de narradores del partido que estamos viendo, estamos en la cabina de transmisión relatando los acontecimientos de las observaciones y hechos que vemos en la cancha, dando nuestra opinión de lo que se hace o dejo de hacer…  En la segunda somos protagonistas, nos metimos en la cancha como jugadores; haciendo que las cosas pasen, creando resultados a través de  pedidos, ofertas, promesas, declaraciones; y en este rol generamos una realidad distinta. (Actos del habla o linguisticos)

Los Actos del Habla Pedir Afirmar Declarar Prometer Ofrecer reclamar y enjuiciar

Durante nuestra vida tendemos miles de oportunidades de ser “narradores” y muchas más oportunidades de ser “jugadores”. En algunos casos nos será más útil un rol que el otro. Depende de lo que queramos lograr…

Lo esencial acá es comenzar a tomar consciencia cuestionándonos aquello que hoy no nos está sirviendo para llegar a donde queremos. Podríamos entonces comenzar a intervenir observándonos a nosotros mismos sobre la coherencia de estas tres herramientas básicas:

Cuerpo: ¿Como está mi cuerpo? ¿qué proyecta? ¿como se mueve? ¿cuáles posiciones adopta?.
Emociones: ¿Cómo están mis emociones? ¿cómo me siento regularmente? ¿cómo me siento estando sola en una habitación? ¿qué siento cuando estoy rodeada de gente? ¿cómo reacciono frente a las cosas?.

Lenguaje: ¿Qué relato me hago? ¿que historia “me cuento”? ¿que me digo al ir a dormir? ¿cómo me hablo al comenzar el día? ¿celebro mis logros? ¿me felicito? ¿castigo mis errores? ¿soy consiente del poder de mis palabras (conmigo mismo y con otros)? ¿como son mis conversaciones? ¿Descriptivas o generativas?

El Coaching es un proceso conversacional  de aprendizaje personalizado, diseñado para que resulte en acción efectiva, mejor desempeño y crecimiento personal de un individuo, según su particular estilo y ritmo de progreso. 

El coach ayuda a su coachee a mirar sus tres herramientas y trabajar sobre ellas (cuerpo, emoción y lenguaje). A menudo, los cambios en uno de los tres elementos no logran conservarse, debido a la presión que proviene de los otros dos por mantener la coherencia. Y es que recuerda que los seres humanos somos animales de costumbres, así que el cambio precisa constancia sostenida en el tiempo. Ello obliga muy frecuentemente a intervenir simultáneamente en los tres, para asegurar que las transformaciones producidas en uno de ellos sean coherentes en los otros y finalmente se mantenga.

Estas tres herramientas, nos brindan una oportunidad increíble e infinita. “No solamente puedo construir quien quiero SER sino también es que puedo cambiar mi realidad.

Entonces ¿por qué me da miedo? ¿por que no lo hago? ¿por que no lo logro YA? Cada caso es tan distinto como la persona y tan particular como la meta que se ha propuesto. Pero algo tenemos en común, y es que dentro de esa coherencia que existe entre los tres elementos ¡Somos incoherentes! una cosa es lo que decimos, otra lo que hacemos. ¡Y no somos conscientes de ello!
“Uno tiene que ser el cambio que quiere ver en el mundo” Mahatma Ghandi
Yo tengo dos hipótesis, la primera es que no sabemos ni quienes somos ni que queremos HOY. ¿Y no te parece que para SER aquello que queremos “ser en el futuro”, necesitamos saber que nos falta, para trabajarlo en el AHORA? …..Creo que sin necesidad de ponerse “existencialistas” con el “¿quien soy?” sería bastante provechoso tener una idea base, no?Y la segunda hipótesis es que estamos esperando que “nos llegue ____________ (escoja la opción que usted espera: la oportunidad, la plata, el tiempo, la inspiración, el presupuesto, la persona, el fin de semana, la temporada, el año, el coraje, las ganas, la alineación interestelar, etc etc etc al infinito) y no nos hacemos cargo de GENERARLO con lo que tenemos hoy. Y es que ¡Nos gusta tener la razón! Y como “no llegó  ______________ aún” (Por favor, vuelva a escoger la opción que tomó anteriormente)… entonces por eso “que no depende de nosotros y que lamentablemente no tenemos hoy” es la razón por la que no logramos lo que queremos, pero “algún día” nos llegará… (y hablamos en tercera persona, por las dudas…)

  “Solo podemos cambiar el mundo que somos capaces de observar”