¿Que es vivir?, ¿Como estoy viviendo hoy?, ¿Quién estoy siendo? Preguntas que normalmente evitamos preguntarnos o directamente ni la registramos. Te invito a leer esta nota y puedas observarte quien estas siendo hoy..

Vivimos unas de las mejores épocas de la humanidad, en donde tenemos acceso a la información, además gozamos de comodidades que ninguna sociedad anterior había experimentado. Sin embargo a pesar de todo ello las personas padecen de más enfermedades y se sienten más solos, no son capaces de mantener sus relaciones y mucho menos contactos entre nosotros. Lo cual trae como consecuencia una apatía por la vida, una desconexión total de ella. ¿Sabemos realmente lo que significa vivir?. Cada día nos levantamos de la cama y nos introducimos en nuestra rutina diaria y así día tras día, lo vemos como una secuencia de una rutina que a la larga nos termina matando.

 Parece ser que nos hemos identificado totalmente con el concepto de Vida que nos ha regalado la biología “Nacer, crecer, metabolizar, responder a estímulos externos, reproducirse y morirse”. Si bien es cierto que ese concepto nos ofrece un camino, hoy día nuestra vida no puede ser sólo eso. Quizás debido a este concepto es que muchas personas se evaden de la vida y no quiero decir con ello de que se quieren suicidar o quieren acabar con su vida, me refiero más bien a que viven por inercia… es decir evadiendo vivir y lo que es más triste sin ser consciente de ello.

¿Cómo saber que evades vivir?

  • Te quedas en un trabajo que odias y que no te apasiona: Vas todos los días a él, porque sientes que si no lo haces no podrás sobrevivir o cumplir con tus responsabilidades. En este caso es importante preguntarte ¿Cómo responderías a tus responsabilidades si te enfermas?. Respons – abilidad (Habilidad para responder) ¿Tienes la habilidad para responder en eso que quieres?
  • Te das excusas para no cumplir tus sueños: “No tengo ideas, no tengo dinero, ya estoy muy mayor, soy muy joven, tengo la responsabilidad de mis hijos, padres, etc.” De esta manera te quedas lamentándote por lo que te ha tocado vivir y perdiendo energía en excusarte para no moverte. Pregúntate…  ¿Hasta cuando?
  • No tienes metas de vida: Esperas que algún día te llegue la inspiración para ver por qué camino seguir o bien no sabes qué es lo que quieres en la vida. Por más que buscas alternativas no tienes ni idea de por dónde ir o siempre consigues el mismo resultado.
  • Saboteas el ir por tus sueños: Ya sabes lo que quieres, pero cada día te pones a hacerlo pero te entretienes con otras cosas. Te llenas de ansiedad porque al final del día no haces ni la cuarta parte de lo que te habías planificado, lo cual te llena de culpa, de dudas e inseguridades. ¿Sabes decir que no?
  • Llevas una vida sedentaria: Tus diversiones son ver TV. , estar en el pc. Es decir cualquier cosa que te implique poco movimiento. Eso cada día merma tu energía y puede que ganes peso y es un caldo de cultivo para la enfermedad.
  • Huyes el compartir o dar: Pasas de compartir con tus seres queridos a relacionarte solo con vos, tus conversaciones y tu comodidad. ¿Como terminan los que no se relacionan con los seres queridos?.

¿Cómo empezar a Vivir?

  • Darte un tiempo para definir lo que quieres: reflexionar en tus dones y como ponerlos al servicio de los demás.
  • Dedicar tiempo adicional a lo que te gusta: Si bien es cierto debes trabajar y cumplir tus responsabilidades, puedes dedicarte una o dos horas diarias aunque duermas un poco menos a lo  que deseas. Esto te llenará de energía y de entusiasmo. La idea es que poco a poco vayas dedicando más horas a ello, para ello tienes que irte enfocando.
  • Reunirte con personas positivas y llenas de proyectos: La idea es que hablando y haciendo contacto con los demás puedes ir estableciendo un círculo de contactos y amigos que tengan proyectos en los que puedas colaborar o bien que te sirvan de inspiración. Atrévete a hacerle preguntas de sus proyectos, sobre todo como lo hicieron. Aprende de sus experiencias.
  • Empieza a moverte: Cuida tu cuerpo para que tu cerebro se oxigene y así irte preparando para que vengan ideas y proyectos. Realiza actividades al aire libre, la naturaleza llena de energía. Decide salir y no te quedes lamentándote en tu frustración y resignación.
  • Especialízate en eso que te gusta: Hoy tienes muchos medios para hacerlo y lo mejor de todo gratuitos o bien búscate un mentor que te pueda enseñar, establece un intercambio con él o ella. Lee libros, ve vídeos, etc de personas que ya hacen o hicieron eso que deseas hacer.
  • Reflexiona y mirá tu mirar: ¿Cual es tu estado de ánimo?, ¿Como seria mirar la vida desde la gratitud, desde el agradecimiento por estar vivo?.
La idea es re aprender a disfrutar… recobrar la motivación (acción de moverse), la vida es apasionante por el simple hecho de aprender a vivirla.  Estás a tiempo de empezar a diseñar esa vida que te mereces y te invito a que te preguntes… ¿Como seria una vida que merezca ser vivida?
Pedí conversar con un coach ontológico profesional y atraviesa la experiencia de lograr un resultado diferente.