Georgina Orellana y María José Capdevila prensentan “Construyendo Relaciones Saludables”

“Los seres humanos no miramos con los ojos. Sino con las distinciones que hacemos. Somos conscientes de lo que distinguimos y ciegos a toda distinción que esté fuera de mi operación de distinguir”.(Marco Leone)

La Lic. Georgina Orellana junto a la Dra. María José Capdevila,  presentan en San Miguel de Tucumán, un nuevo taller, cuya misión es poder mirar qué nos pasa con la violencia en las relaciones y qué cegueras compartimos.

Ambas Profesionales del Coaching Ontológico,  conversaron con La Red Coaching sobre dicho evento. A continuación, entérate de que se trata:

…”Nuestra inquietud es diseñar buenas prácticas profesionales y sociales  tejiendo redes que sostienen y salvan vidas”

…”Desde este lugar los invitamos  a mirar”:

    • ¿Cómo ayudamos a quienes están desbordados por sus modos de relacionarse?
    • ¿ Cómo darnos cuenta si una relación es de maltrato?
    • ¿ Qué caminos seguir?

…”Queremos distinguir juntos,  a lo  que estamos ciegos  cuando hablamos  de violencia. Para no ser cómplices ni indiferentes y para intervenir/nos a tiempo desde un espacio de responsabilidad y amorosidad”

La propuesta es un espacio de tipo taller, de 2 encuentros de 2 horas cada uno.
Destinado a profesionales que trabajan con personas (coachs, docentes, psicólogos, trabajadores sociales, abogados, mediadores, líderes de empresas, encargados de recursos humanos y tantos otros)

¿Para qué tomar este taller ?

  • Para distinguir/visibilizar y desnaturalizar (sacar de lo natural) las relaciones de maltrato.
  • Determinar cuales son los indicadores de una relación de maltrato, acciones en el trato.
  • ¿Qué nos pasa con la violencia?
  •  ¿A qué somos ciegos?
  • ¿Cómo intervenir? y ¿en qué intervenir?
  • ¿Cuándo derivar?
  • Para posibilitar relaciones saludables basadas en la confianza, la legitimación y la amorosidad.

Por consultas e inscripción  comunicarse al siguiente número de contacto:

(0381) 155881922

El ser humano emerge como una persona adulta, cuando en su conducta cotidiana surge espontáneamente como un ser autónomo y ético, capaz de colaborar desde el respeto por sí mismo y por los otros

H. Maturana