Humberto Maturana | 10 frases y reflexiones célebres

Humberto Maturana

Humberto Maturana –en estrecha colaboración intelectual con Fernando Flores– tuvo un rol clave y único en el auge del coaching en el contexto de una época que reemplazó las utopías de cambio colectivo por las metas de desarrollo personal.

En la semana de su muerte, nuestro homenaje y gratitud a quién permitió dar respuesta a la vida misma.

La “autopoiesis”

“Antes usted le preguntaba a un biólogo cómo es un ser vivo y no sabía qué contestar”, contó Humberto Maturana a BBC Mundo en 2019.

Sin embargo, tras publicar su teoría, “el vivir pasó a ser explicable”.

“La pregunta básica que me hice fue qué es lo vivo y qué muere, o qué tiene que estar pasando en su interioridad en un ente para que yo, mirándolo desde afuera, pueda decir que es un ser vivo”, explicó Maturana en su entrevista.

La obra de Humberto Maturana se centró en un término que acuñó combinando dos palabras del griego: “auto” (a sí mismo) y “poiesis” (creación).

“Los seres vivos somos sistemas autopoiéticos moleculares, o sea, sistemas moleculares que nos producimos a nosotros mismos, y la realización de esa producción de sí mismo como sistemas moleculares constituye el vivir”.

Según su teoría, todo ser vivo es un sistema cerrado que está continuamente creándose a sí mismo y, por lo tanto, reparándose, manteniéndose y modificándose. El ejemplo más simple quizás sea el de una herida que sana.

Humberto Maturana y el Dalai Lama

El lenguaje, lo que nos vuelve humanos

  • “Un ser humano emerge como una persona adulta cuando en su conducta cotidiana surge espontáneamente como un ser autónomo y ético, capaz de colaborar desde el respeto por sí mismo y por los otros, pues no tiene miedo a desaparecer en la colaboración”.
  • “El sufrimiento del hombre no se debe a la falta de certidumbres, sino a la de confianza. Hemos perdido la confianza en el mundo, y como perdimos la confianza queremos control, y como queremos control queremos certidumbres, y como queremos certidumbres no reflexionamos”.
  • “La sola corporalidad no nos hace humanos, y el sólo vivir “humano” en el lenguaje tampoco; somos humanos en la dinámica recursiva que entrelaza nuestra corporalidad con el fluir en el conversar. Pero si suprimimos el lenguaje, desaparece lo humano”.
  • “No es cierto que los seres humanos somos seres racionales por excelencia. Somos, como mamíferos, seres emocionales que usamos la razón para justificar u ocultar las emociones en las cuales se dan nuestras acciones”.

Humberto Maturana | “Las emociones son el fundamento de todo hacer”

Amar es aceptar al otro

  • “Se dice que el progreso tiene que ver con la competencia. No quiero desvalorizar a Darwin, pero es un hecho que cuando competimos, el autoengaño es pensar que mi bienestar radica en negar al otro.

“A partir de la emoción denominada amor, que no es más que la aceptación del otro, se genera una coordinación conductual de las acciones de los seres humanos que interactúan”.

  • Lo peculiar en nosotros es que vivimos en el lenguaje, podemos reflexionar y elegir. Por eso, en el preciso momento en que el otro pasa a ser referente de lo que hago, me desvalorizo a mí mismo.
  • “Nunca las guerras resuelven los conflictos humanos, porque no son de la razón sino de la emoción y se resuelven solamente en las mesas cuando hay conversación y respeto”.
  • “Las enfermedades son diagnósticos, que especifican una mirada. Cuando uno trata algo como una enfermedad, ciega, sesga la mirada, entonces no ve algo. Y en este caso lo que uno no ve es que la persona que está con una adicción está atrapada en un modo de vivir del cual tiene salida, encontrando algo que necesita profundamente, que es el servir, tener presencia y respeto por sí mismo”.
  • “Sin aceptación y respeto por sí mismo uno no se puede aceptar y respetar al otro, y sin aceptar al otro como un legítimo otro en la convivencia, no hay fenómeno social”.
  • “La posibilidad de innovar siempre esta ahí si uno está dispuesto a reflexionar, a soltar las certidumbre de donde está parado y a preguntarse si quiere estar donde está”.

¡Gracias, Maestro!.

 

Fuente I,Fuente II y III