Nuevas conversaciones, nuevos resultados

Los que tuvieron mayor éxito en sus diferentes roles tanto a nivel profesional como a nivel personal, son los que desarrollan la habilidad de generar espacios conversacionales con su gente.

Trabajando con gerentes y empresarios llegue a la conclusión de que los que tuvieron mayor éxito en sus diferentes roles tanto a nivel profesional como a nivel personal, son los que desarrollan la habilidad de generar espacios conversacionales con su gente.

Estos espacios conversacionales son sumamente importantes en las organizaciones, sean en las que trabajamos como en la organización más importante que tenemos como puede ser nuestra propia familia. La habilidad para crear estos espacios ayudará a los líderes de todos los niveles a generar relaciones de confianza que lleven a sus empresas a ser realmente efectivas.

 ¿Qué involucra generar estos espacios conversacionales?

Son varios elementos que intervienen en este proceso y que a la vez son condiciones importantes para que el Líder pueda generarlos. Voy a compartir desde mi punto de vista, los más importantes:

  1. Nivel de Energía: Que sea el adecuado, tanto a nivel físico como emocional. Si por algún motivo nos encontramos cansados o alterados por cualquier situación que se nos ha presentado, es mejor no generar estos espacios conversacionales o por el contrario, realizar algún ejercicio de centramiento para poder reenfocarnos y así no corrernos el riesgo de estar más enfocados en nuestros propios problemas que en el de nuestros colaboradores. Ver artículo: Administrar tu Tiempo o Manejar tu Energía
  1. Disposición: Estar abiertos mental y emocionalmente a poder escuchar activamente a nuestros colaboradores desde un lugar más de la curiosidad y ayuda que de la evaluación o juzgamiento.
  1. Reconocimiento: El conectarnos con nuestros colaboradores a través de una mirada más apreciativa es uno de los procesos más poderosos para generar conexión y confianza. El reconocimiento no solo es premiar o felicitar cuando se hacen las cosas bien. El mejor reconocimiento que podemos dar es estar presentes y dispuestos a generar estos espacios conversacionales para ver lo mejor de los demás y poder ayudar y acompañar a nuestros colaboradores en sus procesos de desarrollo y crecimiento en la organización.
  1. Acción: En esta etapa la habilidad de preguntar, más que de dirigir, es clave. Hacer lo que en el Coaching se llaman “Preguntas Poderosas” que son preguntas más orientadas a llevar a la acción a nuestros colaboradores y a que tomen responsabilidad sobre lo que van a hacer. Aquí algunos ejemplos de preguntas que podemos realizar:
  • ¿Qué es lo que ahora vas a hacer diferente?
  • ¿Qué es lo que vas a hacer que marcará una diferencia?
  • ¿Qué vas a hacer ahora que no has hecho antes?

Cambio de paradigma

La mayoría de Líderes se han desarrollado con una visión estrecha del poder de las conversaciones y el mundo de las relaciones, pensando que solo se trata de hablar, compartir información, resolver problemas, decirles a las personas qué hacer o lo que tienen en mente, etc. El poder de conversar efectivamente impacta en la forma en que nos conectamos, interactuamos e influimos en los demás, y principalmente nos permite potenciar lo mejor de nuestros colaboradores. Es lo que separa a aquellos Líderes exitosos de aquellos que no lo son, tanto en los negocios, en nuestras relaciones e incluso en nuestras familias.

Por Luis Flores Guerra

Fuente: https://luisfloresguerra.com/liderazgo-y-el-poder-de-las-conversaciones/