¿Cuál es la diferencia?

Veamos

La preocupación deriva del negativo, no aborda la solución del problema sino que hace foco en el miedo al fracaso y el miedo a lo desconocido.

Cuando nos preocupamos, probablemente nos bloqueamos corriendo el riesgo de llegar a paralizarnos, impidiendo que las cosas fluyan correctamente, ya que se trabaja en base al miedo y la inseguridad.

Nuestro pensamiento se estanca en supuestas debilidades como la edad y los fracasos previos y, en un estado de preocupación, no se soluciona ningún problema ni se alcanza ningún objetivo, por el contrario, se multiplican los problemas ya que la mayoría de las preocupaciones no se basan en realidades, se basan en suposiciones que no sabemos si ocurrirán.

Por otro lado, la ocupación deriva del positivo, es abordar la solución de algún problema o la materialización de algún proyecto. Dentro de la ocupación se mezclan los sueños, deseos, e intenciones que se convierten en el motor impulsor para lograr objetivos y alcanzar el éxito.

Quien se ocupa, encuentra las respuestas que busca, porque la mente esta puesta en el objetivo, en solucionar, en el éxito, es decir, no hay miedo lo suficientemente grande como para bloquear las acciones. No hay estrés, ansiedad o depresiones que detengan el proyecto, porque ocuparse es también la convicción de que se está haciendo lo correcto.

Al ocuparnos damos vida con la solución más apropiada a un proyecto con que construir una nueva experiencia.

…¿Qué estás esperando para ocuparte?

Fuente: https://www.facebook.com/aplicacion.mental?fref=nf