Técnica de Subpersonalidades | Autocrecimiento con formato teatral

técnica de las subpersonalidades
Designed by macrovector / Freepik

Cuando era niña me encantaba ver «Los Picapiedras«. Amaba no sólo sus historias sino la ingeniosa visión innovadora de los elementos cotidianos adaptados a la Edad de Piedra. Recuerdo en especial un capítulo donde Pedro Picapiedras debía tomar una decisión. Un Pedro ángel y uno demonio se hacen presentes en cada uno de sus oídos. ¿A quién de los dos debía obedecer?.

Técnica de las Subpersonalidades
Pedro bueno y Pedro demonio

 

Técnica de las subpersonalidades

Todos tenemos conversaciones internas que nos conducen en direcciones que pueden ser diametralmente opuestas. «Dale para adelante». «Por ahí, ¡no!». «No servís para eso». «¿Te volviste loco?» o «Dale para adelante, siempre podés aprender». Una de ellas gana la posta. A una escuchamos más -¿o grita mejor?-. De acuerdo a quién sea la elegida, nuestras acciones y emociones tomarán curso.

Joy Morris, cofundadora del «The Morris Acting Studio» de Los Ángeles, sabe muy bien de qué se trata ésto. En su libro, «For the love of it!» (o «El corazón del Actor» en su versión en español), la cineasta explica la técnica de las subpersonalidades. Morris afirma que somos una combinación de diferentes arquetipos de personalidad, que todo lo que hacemos es el resultado de esa mezcla de energías y que la actuación empieza por descubrir este proceso interno. Adaptado a una mirada ontológica, cada uno de nosotros tiene una conversación de dos o más voces que opina sobre un tema en particular. Pongamos un ejemplo común. Decidís tomar clases de algo nuevo que hace años tenías pendiente. Surgirá el crítico que te dice: » no sé para qué vas a gastar plata en ésto, si ya estás grande para estas cosas». «Pero es algo que siempre soñaste, qué bien te vendría aprender», replicará el soñador. «Todo con esfuerzo se puede, nunca es tarde para empezar» -dice el guerrero vital.

La perseverancia en la decisión, la fuerza con la que te 
comprometas, dependerá de cuál de las voces suene más fuerte, de 
cuál sea el arquetipo al que por nuestras vivencias de vida, le 
hayamos dado más autoridad y prevalencia.

 

Teoría de las subpersonalidades y aprendizaje

¡Me maravilló conocer la técnica!. En lo personal creo que abre grandes posibilidades de aprendizaje, autoconocimiento y construcción de un «siendo» que nos resulte más posibilitador y constructivo. ¿Cómo?. Pues, ¡jugando con nuestras diálogos internos!. Si mi arquetipo crítico se torna destructivo y me paraliza ante un nuevo desafío, podré citar a mi guerrero para que le ponga límites y me dé el coraje y la perseverancia necesarios para llegar a buen puerto- ¿Qué le diría mi guerrera a una crítica que entorpezca su camino?. De igual modo, llamaré a mi subpersonalidad positiva y creativa para que imagine, me dé ánimo y  diseñe la mejor manera de emprender lo propuesto.

Esa misma personalidad que se hace presente ante un amigo 
desanimado, que le da ánimos y lo alienta, 
¿qué me diría ante un nuevo proyecto?.

 

Todo es aprendizaje

Parece imposible lograrlo -me dice la negativa. Requiere repetición y constancia como todo aprendizaje -agrega mi optimista. ¿Cuál sería el estado de ánimo en la que viviría inmersa de acuerdo a la conversación que prevalezca?. O si es como afirmamos, que los estados de ánimo son la música con la que existimos, ¿cuál es la conversación personal que tenés a mayor volumen?.

Todo es aprendizaje, querido lector, de positiva a positivo.

¡Hasta la próxima!

 

Angela KohashiColumna escrita por COP Angela Kohashi

p/La Red Coaching