Un reto que cambiará tu vida…

Parece que para muchos individuos quejarse se ha vuelto un habito, se quejan tanto de cosas importantes como de cosas insignificantes… El chiste es quejarse.. que si hace frío, que ahora mucho calor, de los vecinos, de la suegra, del gobierno, aquí la lista puede ser interminable.
Algunas veces podemos llegar a sentir que están atrapados en un círculo vicioso, dando vueltas día tras día y siempre quejándose de las mismas cosas. A la gente cercana les puede llegar a parecer que están escuchando un disco rayado. Conozco personas que durante treinta años se han estado quejando de las mismas cosas.
Algunas personas se acostumbran tanto a esta situación que ésta pasa a ser parte de su vocabulario. Si tratamos de ofrecerles soluciones, su reacción inmediata es: “no va a funcionar”. “Ya lo probé y no funcionó”. “No entiendes el problema”, etc.. Dan la impresión que, si dejaran de quejarse, se quedarían sin tema.

Quejarte afecta en muchos aspectos de tu vida. Afecta a los que tienes cerca, a ese público cautivo que no le queda mas que escucharte. Convivir con personas adictas a la queja es lo mas parecido a un martirio, el desgaste mental y la negatividad acaba contagiando su entorno y sacando de quicio hasta el más paciente.
Y te afecta principalmente a ti, la queja es un mensaje que tu mente te envía para avisarte que algo no esta funcionando bien, el propósito es que lo compongas, lo soluciones…acción, su propósito no es hacer que des vueltas en círculos y te quejes por los próximos veinte años, sino de impulsarte a actuar.
Para mucha gente quejarse resulta cómodo y hasta a veces útil, pues cuando se queja busca que otros se encarguen de solucionar el problema que nada mas a el o ella le toca resolver. Y así comienza a transitar en el perfecto camino que los incapacita, hace que se estanque en el problema, en vez de llevarlo a construir la solución. Y como resultado su atención se deposita en lo negativo de la situación, en vez de valorar las alternativas que se abren ante el.

Todos construimos nuestra realidad con nuestros pensamientos y nuestras elecciones, y después nos quejamos porque las cosas no salieron bien, y cuando nos quejamos no mejoramos ninguna situación, por el contrario, contribuimos a crear más malestar a nuestro alrededor.

Si partimos del hecho que de nuestros pensamientos y nuestras eleccciones estan creando nuestra vida, quejarnos no mejora la situación, creeme, sino al quejarnos estamos creando mas de lo mismo, estamos llamando mas de eso a nuestra vida, lo estamos generando cada vez que lo repetimos y repetimos.

No invites a tu vida lo que no quieras para ti, te propongo que hagas la prueba y saques a la queja de tu vida un mes, que en su lugar busques soluciones, te muevas de donde estas y sobre todo cambies tu pensamiento respecto a la situación, que cuando quieras quejarte respires profundamente, te quedes callado y te aseguro… que primero, la gente cercana a ti te lo va a agradecer no sabes cuanto y segundo, empezarás a encontrar soluciones y cambiar tu realidad.

Por Lucero del Rio.

Fuente: https://www.facebook.com/aplicacion.mental?fref=nf